MICHAEL CHEVAL Y SUS ENSOÑACIONES QUE DAN VIVA A LA MEMORIA - Continuación

sábado, 29 de enero de 2011

Por lo tanto, no es de extrañar que la metamorfosis de las transmutaciones sea uno de los dispositivos principales creativos del artista. A veces, aquello que se representa en el lienzo rompe todas las leyes de la biología, la química y la física en su conjunto. Pero, al mismo tiempo es un espectáculo. La obra realizada es percibida como un verdadero drama, y el diálogo entre los objetos inanimados se transforma en relaciones humanas que involucra al espectador. Y todo esto se traduce en una comunión espiritual con la obra de arte.


Desde el punto de vista de la composición, las obras de Michael Cheval son bastante complejas. Estas pinturas se podrían llamar sinfonías, compuestas por varias canciones de caracteres individuales, pero, con toda su complejidad, austeridad y equilibrio. No tienen ni distorsiones ni ruidos. En el proceso de creación de la pintura, separando las imágenes figurativas, ellas pueden cambiar, transformar, se visten y desaparecen por completo, obedeciendo a una súbita expresión interna de la artista, pero la composición principal sigue siendo el foco de atracción. Este enfoque pone de manifiesto un alto grado de profesionalidad, maestría y como, lo más importante, la seguridad en la necesidad de una revelación espiritual.


El artista trabaja con la técnica de los viejos maestros, siguiendo toda la tecnología de la pintura del óleo sobre lienzo. Las capas múltiples alcanzan la profundidad de color. El efecto de contraste que se utiliza aquí es frecuencia. El esquema de color es bastante brillante, pero no hay explotación de los colores puros. En algunas obras, el artista crea una textura con el fin de intensificar algún efecto visual del color, pero en su mayor parte, su técnica se podría definir como desprovisto de los empastes pesados. La visión artística y la maestría que le permiten su uso difícil para los colores y sus combinaciones como, por ejemplo, rojo y azul. Cada uno de estos colores son profundos y pueden transmitir una intensa carga psicológica por su combinación en la misma composición, que debería en teoría hacer hincapié en dos funciones, destruirse unos a otros en las manos de ineptos, pero en las pinturas de Miguel Cheval, el color de carga de los objetos se distribuye con precisión de acuerdo con la concepción artística y obedeciendo a las leyes de la armonía.

Nacido en 1966 en Kotelnikovo, un pequeño pueblo del sur de Rusia, Michael Cheval desarrolló la pasión por el arte en su más tierna infancia. Cuando su familia se trasladó a Alemania en 1980, la cultura de Europa occidental causó una gran impresión en el joven artista. En 1986, se trasladó a Turkmenistán y se graduó en la escuela de Bellas Artes Ashgabad. La absorción de la filosofía oriental y el carácter de Asia Central influyeron en sus composiciones artísticas hasta lograr altos grados de realización. Comenzó a trabajar como artista profesional independiente, dando forma a su estilo surrealista. Emigró a EE.UU. en 1997 y comenzó allí una nueva época.

En 1998, Cheval pasó a ser miembro del Club Nacional de la prestigiosa Sociedad de las Artes de Nueva York, donde fue distinguido con el Premio Exposición Comité 2000. También es miembro de la Sociedad de Arte de la Imaginación desde 2002. Cheval publicado dos álbumes a todo color de última generación canciones de cuna en 2004 y la naturaleza del absurdo en 2007. Su obra es de renombre internacional y con frecuencia se puede ver en las más importantes galerías y museos de arte de Norteamérica y Europa.

 































































































































































































 

0 comentarios:

COLECCIONES EXPUESTAS

 
NAVIO DEL ARTE
- by Templates para novo blogger